facebook twitter linkedin google-plus

Proyecto académico

El proyecto académico de la Facultad de Comunicación Social – Periodismo se enmarca en la filosofía y valores de la Universidad Externado de Colombia y responde al dinamismo de un campo esencial para el desarrollo humano.

Este documento es el resultado de la reflexión y el trabajo del Comité Académico de la Facultad e incluye los principios, objetivos, competencias, componentes del currículo y metodologías para que nuestros egresados sean profesionales humanistas con una visión global, crítica y analítica, preparados para la convergencia y poseedores de un pensamiento estratégico y gerencial.

La globalización y el auge de las nuevas tecnologías ampliaron los campos de acción para los Comunicadores Sociales – Periodistas, por lo cual la Facultad fortalece la integralidad, la investigación, la extensión y la internacionalización, bases fundamentales para que los egresados sean agentes de cambio en los medios de comunicación, las organizaciones y la sociedad.

Los productos y el impacto de 40 años de historia en el país y la acreditación internacional otorgada por el Consejo Latinoamericano de acreditación de la Educación en Periodismo (CLAEP), ratifican el compromiso de la Facultad con el proceso de autoevaluación permanente en búsqueda de la excelencia académica.

El campo académico de la comunicación

Tradicionalmente las ciencias sociales se han definido de forma disciplinar, sin embargo, en medio de una reflexión crítica sobre estos discursos, la interdisciplinariedad y el pensamiento complejo de problemas pueden entenderse mejor desde un campo de estudios que acepta y supera las perspectivas disciplinares. El panorama cambia en la medida que la comunicación social se ha consolidado como un campo de estudio inter y transdisciplinar, y no exento de tensiones en su definición, cuyas problemáticas, objetivos y metodologías han impulsado y ampliado el nicho de los estudios sociales.

En la actualidad, la comunicación está llamada a reflexionar sobre el cambio y las dinámicas de una sociedad en transformación e interconectada donde el flujo de la información modifica las relaciones de poder, legitima nuevos actores y crea nuevos escenarios de interacción social. En este contexto la direccionalidad de los mensajes, el papel de productores y receptores, la perdurabilidad y la obsolescencia de las redes, la naturaleza de la interactividad y todas las construcciones sociales que de allí se desprenden están a la orden del día en razón de los cambios en las tecnologías de la comunicación.

Las escuelas latinoamericanas de comunicación reconocen la incidencia de estos nuevos paisajes mediáticos y deben asumir el reto de introducir la convergencia digital de los medios y las prácticas comunicativas en las políticas públicas y privadas, actualizando la concepción tradicional de comunicación y teniendo en cuenta la forma en la que la digitalización opera cambios a nivel individual y colectivo, político, económico y cultural. Lo anterior con el fin de contribuir a la trasformación social, a la democratización de los medios y a la libertad de expresión.

Atendiendo a la filosofía de la Universidad y a los principios de formación básicos en el área de comunicación social periodismo, el programa se orienta a una educación socio-cultural fuerte que respete el papel de los periodistas y de aquellos que trabajan con la información en la construcción de una sociedad más democrática. Del mismo modo, la Facultad prosigue en su tarea de preparar a los nuevos profesionales no sólo en su misión ética sino además ante los cambios surgidos en la era de la información en la sociedad postindustrial que obligan a integrar en su formación las culturas de la convergencia digital, en las rutinas de la producción periodística en el papel de la comunicación en la sociedad-red.

La Interdisciplinariedad y la Flexibilidad

La noción de campo de comunicación correlaciona diversos saberes, teniendo como referente la formación humanista, ética y crítica, observa en su constitución la necesidad de abordar como principios la interdisciplinariedad y la flexibilidad de su currículo.

En el año de 1975, la Facultad asumía la Comunicación Social como una ciencia con vocación interdisciplinar, y así la precisaba:

«De allí que . . . una primer aproximación al tema, que apenas sugiere un camino indicativo y no una posición ortodoxa, nos enseña que la comunicación es más una interdisciplina, como ciencia de correlación, que una apretada suma de conocimientos autónomos con un objeto propio específico […] Paradójicamente, la comunicación, como el Derecho, pierde unidad en su objeto específico para ganarlo por el camino de la integración como unidad de un conjunto mucho más amplio de disciplina» (Universidad Externado de Colombia, Facultad de Comunicación Social, Plan de Estudios 1975, p. 19).

Esta interdisciplinariedad encontraba su expresión en la Universidad Externado de Colombia en su relación con el enfoque en torno a los preceptos liberales que la integran y en particular al área de ciencias sociales y a las humanidades, con carreras como Derecho o Trabajo Social con las que se relacionaba la Facultad de Comunicación Social – Periodismo en 1975.

El principio de interdisciplinariedad se fortalece cuando la Facultad se mueve a encontrarse en la definición de su hacer dentro de un campo y modifica la noción de ciencia de acuerdo con los debates del momento que se presentaban en la academia. Entonces se plantea la necesidad de que las facultades de comunicación, de reciente formación en el país, abandonaran la pretensión de ser una disciplina científica y de tener un objeto de estudio definido para situarse como un estudio de los procesos de la comunicación.

Entre 1991 y 1994 la Facultad participó en los Encuentros Académicos de Comunicación Social convocados por AFACOM en los que se reflexionó sobre procesos académicos, investigativos y misionales y se discutió sobre los procesos de comunicación y las políticas comunes que se consolidaban en las universidades. Estos encuentros se constituyeron en antecedentes que definieron las directrices para la reforma curricular de 1995 entre las que se destacaba la esencia de la comunicación como un proyecto interdisciplinar. Dichas reflexiones llevan a la creación de un Comité Curricular que paulatinamente evolucionó según las complejidades de la oferta académica de pregrado y posgrado hasta convertirse en Comité Académico. En su momento el Comité realizó las reformas que se aplicaron a partir del año de 1995 y que apropiaron el concepto de campo en la Facultad, entendiendo que el estudio de la comunicación no se limitaba a un solo referente teórico sino que se alimentaba de distintas disciplinas de las ciencias sociales que expresaban la comunicación como campo multidimensional y complejo.

La Facultad reconoce la comunicación como un campo académico con características, tales como la interdisciplinariedad y la flexibilidad. Así, el proyecto configuró el campo de la comunicación con los conceptos de Marques de Melo, asociados a las características de: la industria mediática, los servicios mediáticos; las relaciones y límites con el universo poblacional al que se destina la producción de bienes culturales y en función de la cual se organizan los actos de comunicación comunitaria y los actos de comunicación pública; la naturaleza interdisciplinaria de la comunicación en tanto sus objetos de estudio son productos que están enraizados en otros campos disciplinares de la ciencia y con un enfoque sociocultural.

Esto se refleja dentro del programa de Comunicación Social – Periodismo de la siguiente manera: La interdisciplinariedad se expresa en términos epistemológicos como interrelación entre saberes y la flexibilidad se expresa en el nivel académico y pedagógico en la integración del currículo en áreas, y en el plan de estudios en la integración entre asignaturas. En la actualidad se amplía este concepto interdisciplinar para que articule las áreas del programa y los de toda la Facultad en sus currículos en pregrado y posgrado. En cuanto a la flexibilidad, la Facultad se organiza en torno a un sistema de créditos académicos y a la reducción de asignaturas prerrequisito de otras; además, los estudiantes tienen la posibilidad de elegir entre optativas y cursos libres relacionados con diversos campos del saber y el hacer, algunas de ellas por fuera del plan de estudios de su programa, que además fortalecen y permiten las actividades artísticas y culturales que promueven el desarrollo integral del estudiante.

La Facultad fundamenta la interdisciplinariedad y la flexibilidad en la posibilidad que les brinda a sus estudiantes de elegir con autonomía algunas asignaturas en sus planes de estudios, tanto en pregrado como en posgrado, que ayudan a la formación de los estudiantes desde diversas disciplinas. En el pregrado, el estudiante es libre de elegir con autonomía asignaturas complementarias, optativas y libres junto a las temáticas de sus cursos de las ofertas propuestas en: a. el área de lenguajes (previo requisito de proficiencia en el idioma inglés, el estudiante puede tomar lenguajes como francés, japonés, portugués, alemán, italiano, árabe, entre otras ofertas dadas por la Universidad); b. los cursos libres de la Facultad, el Instituto de Estudios Interdisciplinarios o Bienestar Universitario; c. las temáticas afines a su interés de profundización profesional en las asignaturas optativas de último semestre, ofrecidas por la Facultad; d. las prácticas profesionales que eligen los estudiantes; y e. una oferta de intercambios que le permite a los estudiantes, gracias a una amplia red de convenios internacionales con universidades en los cinco continentes y a convenios nacionales como el Programa Sígueme, cursar las asignaturas de su semestre en la Universidad de intercambio que elija, lo que permite movilidad estudiantil, docente y proyectos conjuntos de investigación. En estos cursos se amplía la formación humanista, sello del comunicador social externadista. También la interdisciplinariedad se puede apreciar en los procesos de investigación formativa del pregrado, con asignaturas en las que se trabajan semilleros de investigación, en donde se articulan objetos y métodos de investigación que permiten afianzar este principio en la Facultad. Asimismo, se manifiestan estas características del campo de estudios de la comunicación en las propuestas de posgrado y extensión de la Facultad.


1 La noción de campo aplica a la comunicación entendiéndolo como lo hace María Immacolata Vasallo, citada en el proyecto de AFACOM, cuando afirma que: «el campo académico de la comunicación está constituido por: un conjunto de instituciones de educación superior destinadas al estudio y a la enseñanza de la comunicación, donde se produce la teoría, la investigación y la formación universitaria de los profesionales de la comunicación, esto implica que en este campo se puede identificar varios subcampos: el científico, implicado en prácticas de producción del conocimiento: la investigación académica tiene la finalidad de producir conocimiento teórico y aplicado por medio de la construcción de objetos metodologías y teorías; el educativo, que se define por prácticas de reproducción de ese conocimiento, es decir, mediante la enseñanza universitaria de materias relacionadas con la comunicación, y el profesional, caracterizado por prácticas de aplicación del conocimiento y que promueve vínculos variados con el mercado de trabajo» (Vasallo de Lopes & Fuentes Navarro, 2002)

2 JOSÉ MARQUES DE MELO. “Identidad del campo de la comunicación: estrategias para salir del guetto académico”, en Revista Diàlogos de la Comunicación. No. 62, Lima, FELAFACS, julio de 2001, p. 31.

3 Programa de cooperación interinstitucional entre las universidades de los Andes, Antioquia, Bolivariana, EAFIT, Externado, Javeriana, Nacional, UIS, Uninorte y Valle.