facebook twitter linkedin google-plus

El Externado participó con actividades lúdicas para niños, en la Semana del Cerebro

180 niños de tres colegios de La Candelaria participaron en la ludoteca interactiva para descubrir el cerebro social, evento organizado por docentes e investigadores del área de Salud, conocimiento médico y sociedad y el Laboratorio Interdisciplinar de Ciencias y Procesos Humanos de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas.

Niños y niñas de cuarto y quinto de primaria de los colegios La Concordia, Colegio Integrado La Candelaria y Colegio Los Ángeles disfrutaron de una jornada de actividades en pro de descubrir el funcionamiento del mundo del “cerebro social”. Diferentes actividades como describir con imágenes las emociones del ser humano, actividades de concentración, definición de los sentidos, y una función de títeres fueron algunas de las experiencias que vivieron los asistentes al evento.

Para Jorge Martínez Cotrina, director del Laboratorio Interdisciplinar de Ciencias y Procesos Humanos, “el propósito de la celebración es que la comunidad científica socialice con las comunidades, no exclusivamente con la comunidad científica, sino con la población en general, todos los avances que se han hecho en neurociencia.”

Dos equipos trabajan el tema de neurociencia en el Externado: el área de Salud, conocimiento médico y sociedad y el Laboratorio Interdisciplinar de Ciencias y Procesos Humanos. Y, en esta celebración mundial, decidieron unirse para realizar la ludoteca con los niños de tres colegios de la localidad que están entre los 8 y los 11 años de edad.

Además de las actividades lúdicas, los niños y niñas visitaron la exposición “Cerebro, nuestro universo interior”, que fue articulada en colaboración con el Planetario Distrital de Bogotá, con datos interesantes como, por ejemplo, que existen, según el físico Paul MacLean, tres tipos de cerebros identificables; cerebro reptil o primitivo, cerebro mamífero o límbico y cerebro neocórtex o neocorteza.

La exposición estará toda la semana en la Casa de las Mandolinas, para que la comunidad externadista pueda visitarla.