facebook twitter linkedin google-plus

Diseños institucionales contra la pérdida y desperdicio de alimentos

El docente Óscar Alfonso, de la Facultad de Economía del Externado, puso de presente la necesidad de una acción política para movilizar a Latinoamérica y el Caribe, con respecto al problema humanitario que representa el desabastecimiento alimentario en Venezuela.

La declaración fue formulada ante el Frente Parlamentario contra el Hambre y III Diálogo Regional sobre Pérdida y Desperdicio de Alimentos, organizados por la FAO.

Una de las grandes contradicciones del mundo actual es que mientras millones de personas mueren de inanición o de malnutrición, una proporción considerable de la masa de alimentos, con los que podrían ser superados estos imperativos sociales, se pierde o desperdicia.

Ante este panorama, la Oficina Regional de América Latina y el Caribe, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), lidera un programa para combatir el desperdicio de alimentos.

En la tercera versión del Diálogo Regional sobre Pérdida y Desperdicio de Alimentos, realizado por la FAO entre el 6 y 8 de junio de 2017 en Santiago de Chile, el docente Óscar Alfredo Alfonso, fue el conferencista principal.

Ante el Frente Parlamentario de Lucha contra el Hambre y los miembros de la Red contra la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, el docente expuso sus planteamientos sobre los diseños institucionales para combatir la pérdida y desperdicio de alimentos y, además, sustentó la necesidad de una acción política para movilizar a Latinoamérica y el Caribe, en vista del problema humanitario que representa el desabastecimiento alimentario en Venezuela.

Actualmente, según Alfonso, existen varias problemáticas que inciden en la perdida de alimentos: hectáreas que se siembran y terminan sin cosecharse ni distribuirse; suministros que se descomponen y pierden las propiedades que los hacen aptos para el consumo humano y, finalmente, el desperdicio de alimentos en los hogares, en los restaurantes y en otros escenarios del consumo final.