facebook twitter linkedin google-plus

“Mujeres Rompiendo Barreras”, cinco años formando a las externadistas para el éxito

El programa llega a su quinta promoción este 2018 y su directora, María Cecilia Otoya, resalta los logros de los encuentros que hacen que las externadistas de la Facultad de Administración de Empresas marquen la diferencia.

El programa “Mujeres Rompiendo Barreras”, de la Facultad de Administración de Empresas, nace de un conocimiento muy profundo que trae a la Universidad Externado Mónica Colín Salgado, una de las mujeres con mayor experiencia en el tema de género, gracias a su postdoctorado realizado en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales UCES, de Buenos Aires. “Mónica cuenta con un profundo conocimiento de la mujer; en un espacio laboral, entiende las causas profundas de por qué es discriminada y sobre la brecha laboral entre los sexos masculino y femenino”, agregó María Cecilia Otoya.

Es por todas estas razones que Mónica propone en la Universidad Externado, más específicamente a la Facultad de Administración de Empresas, crear un programa en el que varias expertas se ocupan de entrenar, sensibilizar y dar herramientas a las estudiantes para que se transformen en un agente de cambio, demuestren que tienen las mismas capacidades que los hombres y rompan esta brecha que actualmente sigue presentándose en organizaciones de todo el mundo.

“Nos tomaría 81 años, según cálculos de expertos, para acabar con la actual brecha laboral contando desde el 2018”, apuntó Otoya.

Es así como nace el programa “Mujeres Rompiendo Barreras” en el 2014, para formar a las externadistas desde una visión diferente y guiada hacia la igualdad de género. Para esto, el programa combina lo teórico, lo académico y lo práctico, tres pilares fundamentales que son desarrollados en siete meses, durante dos clases al mes, que tienen lugar generalmente los lunes de 6:30 p.m. a 9:00 p.m. en la Universidad Externado.

El primer pilar, cuenta la directora del programa María Cecilia Otoya, se enfoca en lo académico y busca brindarles a las asistentes un entrenamiento en las competencias básicas que hacen parte de las investigaciones que Mónica Colín adelantó en sus estudios. “En esta parte se trata de identificar dónde fallan las mujeres y se explica por qué esta brecha laboral y de genero se ha perpetuado y no se ha reducido”, cuenta Otoya.

En el segundo pilar del programa, las externadistas serán asignadas a una mentora entre las 20 mujeres que se invitan por parte de la Facultad y que tienen grandes cargos en organizaciones reconocidas del país. En este espacio se busca que haya intereses parecidos y se asigna la guía según la especialización o maestría que curse la estudiante. María Cecilia cuenta que durante los siete meses que dura el programa, la estudiante tiene la oportunidad de ver a su mentora, por lo menos, una vez al mes y elegir un tema, ya sea laboral o personal, que esté afectando su rendimiento actual.

Las mentoras, entre las que se encuentran abogadas, ingenieras, músicas, ingenieras ambientales, socias de firmas de auditoría más importantes del mundo, dueñas de compañía de transporte marítimo, personas de las más variadas experiencias y responsabilidades, ministras, diplomáticas, emprendedoras, quienes vienen a compartir su conocimiento para ayudar a personas menores a equivocarse menos, trabajar más y acabar con la desigualdad de género. Además, vienen a dictar charlas, compartir sus éxitos y fracasos, así como experiencias laborales o personales.

El tercer pilar del programa, y uno de los más importantes, según su directora, es el networking, el cual se ha transformado en algo primordial para alcanzar la igualdad de género. “No es un secreto que las mujeres, generalmente, suelen competir y no colaborar entre ellas. Entonces este punto es fundamental para propiciar los espacios de colaboración e intercambio de información y conocimiento, no solo compartiendo datos sino conociendo a cada una de las mujeres del grupo. Qué hace su familia, dónde trabaja y hasta se busca que se apoyen en momentos difíciles”, narra María Cecilia.

Durante el programa “Mujeres Rompiendo Barreras” también se busca educar a las estudiantes en cuanto a sus perspectivas y maneras de relacionarse en los ámbitos de:

1.      Trabajar en equipo.

2.      Resolución de conflictos.

3.      Negociar.

4.      Liderazgo efectivo.

5.      Coaching.

La directora resaltó que el programa “Mujeres Rompiendo Barreras” ha logrado que las estudiantes valoren el aprendizaje académico y aún más la oportunidad de crecimiento personal que en estos espacios se brinda y que, generalmente, no se dan de forma gratuita. “El programa busca que, con la mezcla de estos tres pilares, la estudiante, dependiendo de su momento de vida, de sus intereses o de sus circunstancias, se apropie de este conocimiento para crecer profesionalmente y como persona”, enfatiza Otoya.

Las convocatorias para este año ya se encuentran abiertas y las interesadas pueden inscribirse hasta el 17 de abril. Generalmente son 20 cupos; se les da prioridad a las estudiantes de especializaciones y el MBA de la Facultad de Administración de Empresas, pero también se elijen cuatro estudiantes de pregrado que estén cursando de octavo semestre en adelante.

Este programa hace parte de “Privilegios FAE” y para postularse se debe tener una carta de recomendación del lugar donde trabajan, un promedio sobre 4 y una carta de motivación. El compromiso se limita a atender las convocatorias. Las charlas comenzarán el 6 de mayo.