facebook twitter linkedin google-plus

Centro de Pensamiento Estratégico y Prospectiva


Objetivo

El Centro de Pensamiento Estratégico y Prospectiva es un programa de apoyo a la Facultad de Administración de Empresas que tiene como propósito desarrollar una actitud mental que permite incrementar la competitividad de la organización iluminando las acciones del presente con la luz del futuro.

La Prospectiva y la Estrategia se han denominado “ciencias de la esperanza” porque nos ayudan a identificar las alternativas de nuestro futuro y a construir la opción que más nos conviene.

El Centro de Pensamiento estratégico y Prospectiva consciente de la necesidad de estimular la apropiación de la práctica de la prospectiva como disciplina generadora de competitividad, trabaja permanentemente en anticipar los desafíos a través del análisis, desarrollo y continuo uso de modelos prospectivos especializados a través de sus servicios de consultoría dirigidos a diversos clientes con múltiples necesidades e intereses.

Investigar los enfoques, tendencias, impacto y practicas de la formulación estratégica y la prospectiva en los diferentes sectores económicos latinoamericanos y colombianos.

Proponer la creación de programas académicos formales y no formales.

Diseñar y promover modelos y herramientas para llevar a acabo análisis prospectivos y estratégicos.


Justificación

El mundo está asistiendo a una profunda transformación de sus paradigmas económicos, sociales, culturales y tecnológicos que afectan el comportamiento de organizaciones y empresas, tanto en el ámbito mundial como en el medio nacional.

En entornos cambiantes, el análisis estratégico provee estabilidad y minimiza riesgos, al mismo tiempo que el diseño del futuro provee de sentido a la gestión. En consecuencia, el centro ofrece estudios estratégicos y prospectivos que permiten monitorear diferentes sectores y organizaciones para así adelantarse al cambio.


Antecedentes

Cuando en 1964, el filósofo francés Gastón Berger fundó una disciplina que bautizó con el nombre de “Prospectiva”, porque permitiría “iluminar el presente con la luz del futuro”, nunca imaginó que, cinco años más tarde, atravesaría el océano y llegaría a tierras colombianas.

En efecto, hacia 1969, Colciencias comenzó a familiarizarse con los análisis de futuro. Primero, con el proyecto “Operación Desarrollo” y luego con el “Grupo Colombia año 2000”.

Sin embargo, no obstante el pronto desembarco de la Prospectiva en nuestro país, no se reconoce su importancia sino, años más tarde, cuando el modelo económico liberal y su criterio de los mercados abiertos se trató de aclimatar en Colombia, en la década de los noventas, generando inquietudes con respecto a la competitividad de nuestros sector productivo. Esta situación hizo que muchos fruncieran el ceño y logró que algunos se preocuparan por lo que podría ser la suerte de nuestra economía diez o veinte años adelante.

En la década de los ochentas, vale la pena resaltar algunos ejercicios que marcaron hitos importantes en el campo de los estudios de futuro: “Colombia 2000” y “Valle 2000”. El primero realizado por la Universidad de los Andes y el segundo por la Gobernación del Valle del Cauca. Ambos formalizados con enfoques econometristas. Representan avances por incursionar en el futuro sin apartarse de la investigación económica tradicional.

A mi juicio, el paso definitivo hacia la ortodoxia prospectiva lo dan tres estudios, considerados pilares de este proceso: “Antioquia siglo XXI”, bajo la égida de “Proantioquia” y de la gran empresa antioqueña. “El programa ciudadano Cali que queremos”, liderado por la Cámara de Comercio de Cali, que consultó a 1400 personas con quienes se diseñaron los escenarios de la capital del Valle para la primera década del presente siglo; y “El Estudio de Recursos Humanos Icfes-Icetex” que convocó a las principales universidades del país para definir con ellas las carreras de los primeros años del actual milenio. Este ejercicio fue consulta obligada para la educación superior de los años noventas.

Los primeros años de este milenio trajeron consigo una serie de críticas al modelo económico liberal, y por lo tanto la agudización de un conflicto entre dos planteamientos, a saber: quienes consideran que el mercado por si solo puede arreglar todas las diferencias y quienes piensan que se requiere la intervención del estado porque no confían plenamente en el papel de las leyes de la oferta y la demanda. Esta situación hace que el futuro sea aún más incierto y , en consecuencia, se requieran con mayor premura los oficios de la prospectiva.

Sin lugar a duda estamos frente a una época de cambios acelerados. No solamente económicos y sociales sino también tecnológicos.

De hecho el cambio tecnológico es más veloz que el económico y social. Los estudios de “forecasting” han demostrado que las principales innovaciones científico-tecnológicas se irán a presentar en cinco campos: informática-robótica, energía, tiempo libre, bio-tecnología y nuevos materiales. El presente, que estamos viviendo, y el futuro que nos espera se caracterizan porque son épocas en las cuales lo único permanente es el cambio.

Pero frente a esta realidad los seres humanos reaccionan de forma diferente. Marshall Mac Luhan, el padre de la “aldea universal” decía que la mayoría de las personas obran como el conductor que va por una autopista a muy alta velocidad mirando a través del retrovisor.

Son aquellos que viven en el pasado. Pero son muy numerosos. La prospectiva quiere hacernos observar el camino. De frente, adelante y a lo lejos. Gaston Berger mostraba la importancia de la Prospectiva, igualmente con el símil de un automovilista. Esta es una época de rápidos cambios -decía- parecida al conductor de un vehículo que transita por una carretera. Mientras más rápido vaya, más lejos deben alumbrar los faros de su automóvil.

Por todo lo anterior, la Universidad Externado de Colombia ha constituido el Centro de Pensamiento Estratégico y Prospectiva, llamado a ser un laboratorio para pensar el futuro de la organización, la empresa, la tecnología y el territorio.

Nos precede una amplia experiencia en el ámbito de los estudios estratégicos y de prospectiva. Por otra, hemos ejercido un importante liderazgo, en este campo, tanto en Colombia como en América Latina (somos los fundadores de la Red Latinoamericana de Prospectiva y oferentes de una importante Especialización en Pensamiento Estratégico y Prospectiva) y finalmente hemos trabajado con el auspicio institucional de la Oficina de la UNESCO para la Educación Superior y de la mano de los Centros de Estudio de Futuro más importantes del planeta: la “World Future Society”, con sede en Washington DC. y “Futuribles International” con sede en París.