Justificación

Los Estados miembros de la Unión Europea y de los procesos de integración económica Latinoamericana han creado instituciones comunes en las que delegan parte de su soberanía, con el fin que se puedan tomar democráticamente decisiones sobre asuntos específicos de interés común. Sin embargo, esta unión de soberanías, también denominada “integración” limita los ordenamientos internos al punto que no siempre estos y el ordenamiento comunitario conviven en forma armónica. La experiencia europea, sus problemáticas y soluciones, se convierten en un referente ineludible para analizar otros ejemplos de integración regional.