facebook twitter linkedin google-plus

Adquiriendo habilidades para ser un exitoso alto directivo

Harrison Monarth, best seller internacional, académico de gran prestigio y coach de ejecutivos, fue el encargado de dictar la charla a los estudiantes de pregrado de la Facultad de Administración de Empresas, del Externado.

¿Cómo debemos presentarnos? ¿Qué estrategia debemos seguir al hacer negocios? ¿Cómo debe lucir un director ejecutivo? Estas y muchas más preguntas fueron respondidas por el experto en coaching de ejecutivos, Harrison Monarth quien durante hora y medio se dirigió a varios estudiantes de la Facultad de Administración de Empresas y los guio sobre lo que se debe tener en cuenta al moverse en un ambiente organizacional.

Para Monarth la presencia ejecutiva, nombre que llevaba su charla, es una reunión de un sin fin de habilidad y cualidades las cuales hacen que a la persona se le dé más importancia y logre ascender rápidamente. “La presencia ejecutiva son muchas cosas, es como un rompecabezas que se compone de muchas habilidades y destrezas”, apuntó el coach.

Entre estas habilidades destacó la habilidad de manejar conversaciones difíciles, entregar resultados con rapidez, poseer inteligencia emocional, integridad, la capacidad de vender ideas, tener control, tener autoconfianza, entre otros.

“Una de las mayores fortalezas con la que debe contar un ejecutivo es la del poder de decisión, para una empresa no sirve alguien que siempre este en medios o no se eficaz al momento de elegir. Esto demuestra si alguien es buen líder o no”, agregó Monarth.

Y es que en un mundo de negocios el protocolo, aunque muchas personas se lo tomen a la ligera, hace que un empresario sea exitoso o no, por ejemplo, algo tan ‘sencillo’ como presentarse puede marcar también el éxito de un CEO. Para el panelista invitado, cuando nos presentamos debemos dar a percibir que contamos con tres capacidades: la emocional, la intelectual y la de valor.

Adquiriendo habilidades para ser un exitoso director ejecutivo

“La primera da cuenta de que la persona es capaz de generar confianza, es empática y tiene el don de relacionarse con las personas, la segunda habla sobre las habilidades y la influencia, mientras que la última sobre qué le aporta esta persona al mundo con su trabajo”, enumeró el alemán.

Además de lo anterior, el coach le sugirió a los estudiantes que a la hora de presentarse no omitan nada de su carrera profesional y logros pero que busquen la manera de hacelro saber de una manera que no se haga sonar egocéntrico u odioso. “Recomiendo también saber dar la mano y manejar un tono de voz neutro, que suene decidido y fuerte”, resaltó.

Para el panelista todo lo que hace un líder, hasta cómo se viste, comunica, por esta razón es de vital importancia cultivar los buenos hábitos empresariales y eliminar algunas manías que a veces hace que se pierdan negocios.

“Un líder global tiene que ser recursivo, tiene que hablar, participar y proponer”, dijo.