facebook twitter linkedin google-plus

Áreas de trabajo

Laboratorio de prácticas académicas

En esta área realizan sus prácticas académicas todos los estudiantes de los programas de la Facultad de Estudios del Patrimonio Cultural. Aquí los estudiantes tienen el primer acercamiento al conocimiento de la dimensión material del patrimonio cultural.

Con el uso de herramientas de la microscopía y microquímica los alumnos comprenden las técnicas de elaboración de los objetos y las propiedades de los materiales que los componen, en objetos tales como cerámicas, bienes gráficos y documentales, bienes metálicos, materiales pétreos, pinturas de caballete y esculturas policromadas.

Se profundiza en la comprensión de los procesos de deterioro que sufren los bienes culturales, se hace énfasis en el estudio del biodeterioro y de los organismos vivos que participan en estos procesos. Se trabaja además con metodologías para el estudio de las condiciones ambientales en las que se encuentran los bienes culturales, a través de mediciones de temperatura y humedad relativa del aire, la iluminación y los contaminantes atmosféricos.

El Laboratorio también es un espacio para que los estudiantes realicen prácticas en sus respectivas disciplinas: arqueología y conservación y restauración del patrimonio cultural mueble.

 

Laboratorio docente-investigativo

El Laboratorio de Ciencias Naturales cuenta con una moderna infraestructura que permite el desarrollo de investigaciones del patrimonio mueble e inmueble colombiano.

Para ello se apoya en un equipo interdisciplinario compuesto por químicos, ingenieros, microbiólogos, geólogos, físicos y restauradores de bienes muebles. Los trabajos se realizan en diferentes áreas de las ciencias naturales:

Área de microscopía: se encarga del estudio morfológico de los materiales; fibras textiles, fibras papeleras, pigmentos y el análisis de cortes estratigráficos de los diferentes soportes del patrimonio material.

Área de microquímica: se dedica al estudio de la composición química de los materiales que componen el patrimonio cultural, indaga también por la composición de algunos indicadores de deterioro. A partir de marchas analíticas y reacciones a la gota en pequeñas muestras se analiza la composición química de pigmentos y colorantes, morteros de construcción y bases de preparación, recubrimientos y capas de protección, también identifica la presencia de sales solubles e insolubles y productos de corrosión entre otros deterioros.

Área de metalografía: estudia microscópicamente las características estructurales de un metal o de una aleación. La microestructura da información sobre el estado de conservación, el tratamiento mecánico y térmico del metal y bajo un conjunto de condiciones dadas, podrá predecirse su comportamiento.

Área de petrografía: esta herramienta de la geología nos aporta valiosa información a partir del estudio de secciones delgadas de los materiales pétreos, cerámicos y morteros de construcción. Se determina la textura de los materiales, la porosidad, la forma y el tamaño de los granos y se conoce la naturaleza y estado de conservación de los materiales.

Área de microbiología: se dedica al estudio del biodeterioro de los diferentes soportes del patrimonio cultural. Establece la relación que existe entre los diferentes organismos, los materiales que componen los bienes culturales y sus contextos ambientales. Propende por la realización de programas de control de plaga y la disminución de riesgos de deterioro de los bienes estudiados.

Área de propiedades de los materiales: se dedica al estudio de las propiedades físico-mecánicas de los materiales que componen el patrimonio cultural como la dureza, el color y resistencia a esfuerzos. También estudia las propiedades de los materiales que se utilizan en la conservación y la restauración, así como la simulación del comportamiento de los materiales a partir de los procesos de envejecimiento acelerado.

Área de estudio de condiciones ambientales: Se dedica a la caracterización de los parámetros medioambientales que inciden en la conservación del patrimonio cultural. Comprende las mediciones de la temperatura y la humedad relativa del aire y las radiaciones lumínicas. También se estudia la presencia de contaminantes atmosféricos y su incidencia en los bienes culturales.