facebook twitter linkedin google-plus

La Ciencia de los Datos y su importancia en el sector Salud

El nuevo programa de “Competencias para la Ciencia de los Datos”, ofrece una respuesta a la exigencia que enfrentan los profesionales de la salud de conocer esta herramienta básica para el funcionamiento y desarrollo del sector, cuyo uso cotidiano es inminente.

El Observatorio de Sociedad, Gobierno y Tecnologías de Información del Externado creó el Programa de “Competencias para la Ciencia de los Datos”, el cual integra cursos y contenidos cuyo objetivo es generar o fortalecer habilidades relacionadas con el uso y aplicación de la Ciencia de los Datos para solucionar problemas o atender necesidades vinculadas con la salud.

Históricamente el cuidado de la salud ha estado dominado por el estudio de ciencias individuales, lideradas por la anatomía, la fisiología y la patología clásica, que explican el funcionamiento del cuerpo humano y su enfermedad con predominio de la experiencia y la intuición humana en el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de los problemas sanitarios.

Desde la segunda mitad del siglo XX, movimientos científicos preocupados por la variabilidad de las decisiones clínicas y los pocos consensos en los programas de manejo de pacientes, recurrieron a la inducción y la deducción, con ensayos clínicos experimentales u observacionales que, combinados con la ciencia estadística, logran establecer información matemáticamente evidente que les permite adoptar recomendaciones de tratamiento respaldadas por un método científico.

Nace así la Medicina Basada en la Evidencia que, combinada con la Epidemiología y la Salud Pública modernas constituyen pilares básicos de los servicios de salud actuales.

Sin embargo, desde el inicio del siglo XXI, la explosión de la disponibilidad, adquisición y procesamiento de la información sanitaria ha abierto caminos hasta el momento poco explorados; en la salud individual, donde el tratamiento de información clínica combinada con la genómica y proteómica están influyendo fuertemente la forma que entendemos y tratamos la enfermedad, incluyendo el cáncer, la enfermedad coronaria o las enfermedades huérfanas, donde la farmacocinética y la farmacodinamia combinada con expresión genética individual genera nuevas formas de abordar los pacientes, desde su individualidad molecular, para crear la Medicina Personalizada o de Precisión: un nuevo concepto que, definitivamente, cambiará la forma de hacer medicina en el futuro.

Dispositivos wearables o “vestibles”

La tremenda cantidad de información relacionada con la salud de grupos de pacientes obtenida desde las historias clínicas electrónicas hasta los hábitos de consumo y dispositivos wearables o “vestibles”, han creado nuevas formas de gestionar el riesgo individual de un paciente frente a su enfermedad y el riesgo colectivo de un grupo delimitado en una organización o región particular; así, es posible generar estrategias predictivas y preventivas y establecer intervenciones individuales y colectivas específicas que mejoren las dinámicas sanitarias y económicas del sector.

Desde las perspectivas socioeconómicas y teniendo en cuenta iniciativas internacionales de apertura de datos, el acceso a información relacionada con precio de medicamentos y procedimientos, distribución y costo del personal y la infraestructura sanitaria, frecuencias de uso de servicios de salud y modelos de administración del recurso, es posible el diseño y evaluación de estrategias que mejoren la equidad, la oportunidad, el acceso y la calidad de los servicios de salud.

Hasta la salud pública y el proceso epidemiológico tienen nuevas fuentes de información, más robustas y muchas veces desestructuradas. Estas nuevas fuentes han irrumpido en los últimos años; desde las tendencias de uso de motores de búsqueda y la información en redes sociales, hasta los hábitos de consumo y movimientos migratorios constituyen nuevos insumos que pueden explicar e, incluso, predecir el comportamiento de enfermedades infecciosas y no infecciosas, para, de esta manera, apoyar la formulación de políticas dirigidas a su control.

No obstante, estas grandes oportunidades pueden traer grandes dificultades: la privacidad y la confidencialidad de la información que, en salud es altamente sensible, constituyen grandes retos técnicos, administrativos y legales, como también oportunidades para la ilegalidad y el crimen.

La Ciencia de los Datos abre así nuevos paradigmas en el mundo de la salud. Esta es una invitación a los profesionales del sector a aproximarse y profundizar en realidades que cambiarán la manera de ver los problemas en esta área, que están a la ‘vuelta de la esquina’.

Descargue el Folleto del Programa de Competencia para la Ciencias de los Datos AQUÍ