facebook twitter linkedin google-plus

Aspectos generales de los modelos de Inspección, Vigilancia y Control en Bogotá

Los asistentes a una conferencia realizada en el Externado, pudieron conocer el funcionamiento de algunas de las entidades que realizan la inspección de los establecimientos comerciales de la ciudad.

En el año 2016, según la Cámara de Comercio de Bogotá, la actividad económica en la capital se vio representada por un total de 694.081 empresas. De ellas, 444.723 se declararon como pertenecientes a personas naturales y jurídicas, y 249.358 como establecimientos comerciales.

Las empresas están sujetas a la inspección de diferentes organismos de control, en temas como protección a la salud pública de los ciudadanos, medio ambiente, movilidad, verificación de medicamentos, venta de bebidas y comidas, entre otros.

Para explicar cómo se realizan y bajo qué parámetros legales operan estas entidades de control, representantes de la Subdirección de Seguimiento a la Gestión de Inspección, Vigilancia y Control (SSGIVC) de la Secretaria General de la Alcaldía Mayor de Bogotá fueron invitados por el Departamento de Derecho Económico al Externado.

Dentro de la Subdirección existe el Sistema Unificado Distrital de Inspección, Vigilancia y Control (SUDIVC), creado en el año 2007 con el objetivo de simplificar planes de control y con la función de articular entidades y administrar el sistema de Inspección, Vigilancia y Control.

Uno de los propósitos de la Alcaldía Mayor de Bogotá, en esta materia, según mencionó uno de sus funcionarios, es la creación de una inspección centralizada, una nueva institución que, mediante la consolidación de todos o de la mayoría de los organismos de inspección, permita establecer un mayor impacto en el control de los establecimientos comerciales.

También se analizó la incidencia del nuevo Código de Policía en relación con la inspección; por la entrada en vigencia de dicho código, los establecimientos comerciales que incumplan alguna de las normas previstas por los organismos de control, son sellados por un tiempo que va desde tres hasta diez días.  Si reiteran o incumplen otra de las normas, el sellamiento puede ir hasta los tres meses. Y, por una tercera vez, el establecimiento será cerrado definitivamente.

Por otro lado, representantes de la Empresa de Licores de Cundinamarca, explicaron a los estudiantes la manera de reconocer bebidas alcohólicas adulteradas y expusieron las campañas que, como institución, adelantan de la mano de la SSGIVC, para sancionar a quienes incurran en este delito poniendo en peligro la salud de la ciudadanía.