facebook twitter linkedin google-plus

¿Y la indignación digital para qué?

Académicos, periodistas y miembros de diferentes organizaciones que promueven la ciudadanía digital, discutieron en un ‘Café Digital’ sobre estas nuevas formas de expresión política, por invitación de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales.

Actualmente en redes sociales es común encontrar una y otra vez etiquetas como #FueraTrump, #ContraLaCorrupción, #YoSalgoaMarchar de miles de usuarios que se unen para hacer ‘visible’ su indignación, generalmente hacia entes gubernamentales.

Hoy el Internet se ha transformado en el espacio perfecto e idóneo para debatir, protestar y expresar todo tipo de opiniones; en algunos casos estas tendencias y etiquetas marcan la agenda noticiosa de varios medios.

La ciudadanía digital ya es, entonces, un hecho y es foco de estudios de varios académicos. “La tecnología ha logrado emancipar a los ciudadanos y les ha dado voz. Los ha transformado en sujetos políticos”, dice Jean – Marie Chenou de la Universidad de los Andes, uno de los invitados a este diálogo de actualidad.

Ante este panorama, uno de los desafíos más grandes para la sociedad civil, es pasar de la indignación en redes a lo tangible y a actuar en las calles. “Es necesario que los ciudadanos digitales pasen de la indignación a la participación, no solo a la movilización sino también a reconocer que lo que causa indignación es cuantificable en los gobiernos, es decir, que está afectando el dinero público”, apuntó Claire Launay de Transparencia Colombia.

Para que estos mensajes se puedan escuchar mejor en los círculos de poder, aseguraron los conferencistas, se necesita también el apoyo de movimientos sociales

Un ejemplo claro de esto que se debatió durante un ‘Café Digital’ es el de ‘Gana’ un proyecto en Nariño, liderado por Javier Arteaga, donde a través de una plataforma digital se ha buscado incluir a la ciudadanía en la vida política con cosas tan básicas como la publicación de los bienes de los alcaldes, gobernadores y funcionarios públicos hasta el espacio para que los nariñenses hagan sus peticiones y reclamos:

“Nosotros somos pioneros en Colombia de esta idea y la gente nos cree porque si una misma petición tiene cierta cantidad de apoyo, la Alcaldía o Gobernación debe cumplirla inmediatamente”, dice Arteaga.

A pesar de que en algunos espacios se ha entendido el poder del Internet y las redes sociales, aún falta un apoyo más grande tanto de medios de comunicación como del Gobierno. VICE Colombia es otro de los medios que más ha avanzado en su búsqueda de construcción de ciudadanía, desde la respuesta a preguntas de interés general y, además, agregando a cada foco de información una multiplicidad de voces, en especial en la coyuntura de paz que vive Colombia en la actualidad.

Los ponentes de un ‘Café Digital’ coincidieron en que el problema actual radica en que la mayoría de plataformas, a pesar de contar con libertad de expresión, no tienen como prioridad escuchar a la ciudadanía, ni tramitar sus peticiones y quejas. “A veces todo se queda en la red, los procesos son largos y nunca incluyentes. Necesitamos rapidez e inmediatez y eso ahora solo lo ofrecen las redes”.

El encuentro se realizó en la Universidad Externado y contó con la participación de Carolina Botero de la Fundación Karisma, Jean – Marie Chenou de la Universidad de los Andes, Claire Launay de Transparencia Colombia, Javier Arteaga de Gobierno Abierto Nariño, Mario Zamudio de VICE Colombia y Nicolás Díaz Cruz de SeamOS – Democracia Digital.