facebook twitter linkedin google-plus

El Externado entrega más ‘Espacios para la libertad’

La Universidad Externado de Colombia dio al servicio de su comunidad académica, de la ciudad de Bogotá y de la sociedad colombiana, 48.000 metros cuadrados destinados a mejorar la calidad de vida universitaria. Estos nuevos espacios duplican la planta física de la institución.

Al entregar la obra en el día de hoy, aniversario 132 de la institución, el Rector, Juan Carlos Henao aseguró que el diseño arquitectónico de los edificios H e I no es arbitrario, pues refleja la naturaleza pedagógica de esta Casa de Estudios abierta a todas las corrientes del pensamiento, respetuosa de la diferencia, moderna y tolerante.

El Rector escudriñó el significado de la palabra Externado y señaló: “Externado significa también algo que nos rodea, la importancia de otros distintos, lo externo, extrínseco y ajeno. [Los] fundadores expresaron la relevancia del entorno, de la atención hacia el escenario que nos rodea y la importancia de los lugares públicos. El nombre Externado es también una forma de pensamiento abierto al mundo, una concepción del saber sin dogma, la fraternidad sin prejuicios, en pocas palabras, la libertad como celebración pública y fiesta de la inteligencia”.

No en vano, con los nuevos edificios la Universidad entrega un espacio público de 2.200 metros cuadrados embellecido y adaptado para uso de toda la comunidad que rodea nuestras instalaciones, con senderos, escaleras, jardines y parques. Al mismo tiempo, se entrega al Distrito Capital una franja de más de 7 mil metros cuadrados que rodea las nuevas instalaciones como espacio de reserva ambiental.

“Siga descansando en paz”, expresó el rector Henao a su antecesor fallecido, Fernando Hinestrosa, a quien atribuyó el liderazgo integral de este proyecto, desde sus inicios. En realidad, aseguró Henao, esta es la materialización del sueño del maestro, ausente desde 2012.

Leer discurso del rector

Durante la celebración del día de hoy, se dio a conocer la resolución del Consejo Directivo de la Universidad, la cual, con el ánimo de rendir un homenaje a la memoria de quien fuera rector por casi 50 años, destacado hombre público, educador y jurista, gestor del crecimiento físico y académico de la Universidad, decidió denominar el espacio que une los dos nuevos edificios como “Plazoleta Fernando Hinestrosa”. Su viuda, doña Consuelo Rey de Hinestrosa, descubrió la placa que se elaboró para tal propósito.

Dos grandes proyectos editoriales, productos naturales del trasiego de la academia externadista, fueron presentados por el Rector Henao durante la celebración: por un lado la obra “La luz no se extingue. Historia del primer Externado”, del investigador Juan Camilo Rodríguez Gómez, que explica y define los orígenes de la Universidad como reacción a la conculcación de libertades públicas durante el régimen de La Regeneración.

Tras señalar que la tarea fundamental de la educación es la formación de la rectitud en el estudiante y luego de controvertir a quienes cínicamente defienden la idea de que la corrupción es una condición inherente el ser humano, Juan Carlos Henao anunció la próxima presentación de la obra “La Corrupción en Colombia”, un compendio de 47 estudios de investigadores externadistas, quienes, con criterio transversal e interdisciplinario exponen a la sociedad colombiana las más variadas y originales perspectivas del fenómeno de la corrupción.

“Que quede claro: la corrupción no es de la naturaleza humana, ni en un acto corrupto puede incurrir cualquiera. Ser corrupto supone deficiencias morales e intelectuales básicas que aquejan a quienes toman atajos éticos; a quienes creen en la disponibilidad de dinero aun indecente como sinónimo de éxito y de adulaciones falsas; a quienes desestimulan el estudio y la superación exigente; a quienes hacen política usufructuando carteles de muerte y deshonestidad. Una mente corrupta no es una mente libre, es una mente esclava. Esclava de sí misma y de sus descompuestos cimientos”, subrayó Henao.

La obra, compuesta por cuatro tomos, es la segunda de la serie “Así habla el Externado”, diseñada para abordar con seriedad científica los grandes problemas que afectan al país y para convertirse en referente y guía de las políticas públicas.

Dijo Henao que esta obra que, en breve podrá conocer el público, trasciende la coyuntura electoral que no permite una visión en profundidad, para adentrarse en “este mal endémico, flagelo grotesco, antidemocrático y tristemente actual”.

En su repaso de los aspectos más trascendentales de la filosofía que enmarca el ADN externadista y al entregar estas nuevas instalaciones, Henao quiso compartir con la comunidad académica el optimismo en Colombia y en los colombianos. Formuló una invitación a seguir construyendo el futuro inspirados en el pasado, pero sin abrazar la falsa idea de que ‘todo tiempo pasado fue mejor’. Debemos seguir obstinados en la construcción de la gran utopía que encarna el perfeccionamiento de la democracia en nuestro país, indicó.

Durante la conmemoración de hoy 15 de febrero participaron el estudiante Juan Simón Vásquez representante de sus compañeros ante el Consejo Directivo de la Universidad, quien leyó los primeros avisos del Externado aparecidos en la prensa; los antiguos alumnos encargados de izar las banderas de Colombia y de la Universidad, Guillermo Vargas Ayala y Doris Gutiérrez de Cruz;  los profesores eméritos, Emilssen González de Cancino, Lucía Montoya de Restrepo, José Ubaldo Díaz y José Antonio Meza, encargados de descubrir las placas de los dos nuevos edificios.

Para la realización del acto se preparó una gigantografía con el mensaje “Espacios para la libertad”, cuyo despliegue estuvo a cargo de los trabajadores Alba Martínez, Aurora Carranza, Carlos Guerrero, Derly Vargas, Fernán Vejarano, Francisco Giraldo, Jorge Beltrán, José Luis Socarrás, Juan Ricardo García, Luis Carlos Mieles, Luis Pompeyo Suárez, Luz Carime García, Marco Borja, Paola Burgos y Pilar Fernández.

Y, para cerrar, se proyectó un video con diferentes intervenciones del fallecido Rector Fernando Hinestrosa,  referidas al crecimiento físico del Externado como resultado de la demanda de los alumnos en diferentes épocas.

“Estudiantes, exalumnos, profesores, trabajadores que integramos esta grandiosa Universidad Externado de Colombia: sigamos siendo faro del discurso democrático, tolerante, pluralista y probo en Colombia, para que la luz nunca se extinga. Preservemos todos la llama de la libertad”, fue la invitación final de Juan Carlos Henao.