facebook twitter linkedin google-plus
10 de febrero de 2017

En los Miércoles de Poesía Antología del poeta Eduardo Carranza …Y el arroyuelo azul en la cabeza

El pasado 8 de febrero 2017, la Decanatura Cultural y la Biblioteca de la Universidad, en su programa en conjunto: Miércoles de Poesía, tuvieron como invitados, al hijo y nietos del poeta colombiano Eduardo Carranza: Juan, Melibea y Jerónimo, en la presentación de su poemario …Y el arroyuelo azul en la cabeza, n° 130 de la Colección Un libro por centavos.

A las seis de la tarde, el salón 2 de la Biblioteca comenzó a llenarse de un público joven, estudiantes interesados en la poesía, pero sobre todo, deseosos de conocer el lado humano del poeta. Los asistentes se conmovieron al escuchar anécdotas de familia, pasajes sensibles y amorosos narrados por su hijo Juan Carranza, quien con un lenguaje coloquial y sencillo, transmitió su gran admiración, cercanía y respeto por su padre y su obra.

Durante casi dos horas Juan Carranza tuvo al público cautivo, escuchándole revelar secretos de la vida de su padre y del origen de los poemas. Nos compartió imágenes recordadas por él, a través de los ojos de niño, adolescente y adulto. La velada avanzó con un sinnúmero de detalles, tal vez, desconocidos para todos, del poeta Carranza y del origen de los poemas, e hizo que el público viajara y se trasladara a lugares de la geografía del país, importantes y amados por su padre. Con una exquisita locuacidad explicaba la historia de cada poema, mientras la sala se llenaba con una voz, grave, melodiosa y trágica   del propio Carranza, leyendo el poema en cuestión y los asistentes seguían la lectura con los poemarios que les fueron obsequiados.

Para Carranza: “El amor a la lengua española, el cultivo exquisito del lenguaje y la propensión amorosa por la belleza escrita, son caracteres esenciales y definidores de la cultura colombiana y para él constituyen un rasgo definidor fundamental en la fisonomía espiritual de nuestra patria, como pueden serlo en su rostro geográfico, el macizo andino y el salto del Tequendama”.