Diplomado: El fraude y la corrupción, un abordaje desde la criminología a través de la entrevista

Bogotá - virtual

90 horas

Inscripciones abiertas

Con cierta frecuencia, en nuestro contexto y en la práctica laboral, es especial en el ámbito penal, se presentan importantes confusiones frente a las definiciones, pretensiones, metodologías y objetivos existentes entre la entrevista investigativa (judicial), la entrevista forense y el dictamen pericial. Conceptos que para los no conocedores del tema pueden confundirse e incluso entremezclarse o fusionarse, y para los expertos, se requieren ciertas precisiones tanto a nivel teórico, como a nivel pragmático.

La entrevista es un procedimiento que involucra aspectos cognoscitivos (memoria, atención lenguaje, etc.) y habilidades comunicativas entre dos o más personas, cuyo propósito es el de obtener información acerca del interlocutor y su medio, y a su vez es un proceso activo en donde un investigador o entrevistador trata de obtener de una persona o grupo de personas información sobre situaciones o hechos vivido o conocidos por éstos (Franco,2008).

La necesidad de entrevistar adecuadamente nace de la falta de conocimientos y habilidades a la hora de recolectar información confiable dentro de los procesos de investigación que se dan al interior de las organizaciones. Los equipos de trabajo están más impulsados por su intuición y conocimiento común que, quizás sin malas intenciones pueden entorpecer y estropear una buena oportunidad de recoger información de una manera más confiable y eficaz. Es por esto, que parte de los propósitos de este plan de formación es reconocer que entrevistar adecuadamente requiere de un conocimiento específico y previo entrenamiento que permitirá obtener mejores resultados en la práctica de investigaciones tanto corporativas como desde las entidades públicas, ya que la ausencia de la aplicación de protocolos y el debido cuestionamiento solo hace que sea más difícil la tarea de investigar asertivamente.