Nuevo libro “Pensar, debatir y aportar a las Relaciones Internacionales”

El Observatorio de Análisis de los Sistemas Internacionales (OASIS), del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales (CIPE) de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales del Externado, presenta su primer libro basado en teorías de temas específicos de relaciones internacionales.

Esta publicación es la continuación del libro de investigación “Teorías sobre Relaciones Internacionales. Perspectivas y lecturas desde América Latina”, de 2018. No obstante, y a diferencia de este último, que reflexionó sobre las diferentes perspectivas teóricas existentes, “Pensar, debatir y aportar a las Relaciones Internacionales” tiene como propósito proponer y abrir nuevas ventanas teóricas para comprender la realidad internacional. De hecho, fue catalogada como trabajo resultado de investigación por Minciencias.

La actual publicación fue motivada, primero, por la conservación de una diversidad teórica tradicional que no ha logrado desplazar los elementos del realismo. Segundo, por la existencia de una alta concentración de documentos escritos en lugares geográficos específicos, cuyas teorías no aplican del todo en otras latitudes. Tercero, por la inexistencia de una unicidad teórica y metodológica. Por último, por el surgimiento de nuevas dinámicas políticas, económicas y sociales en el ámbito internacional, tales como el ascenso de los gobiernos populistas, la amenaza a la democracia y los valores liberales, la vulneración de los derechos humanos y los cambios tecnológicos que han impactado en los diferentes aspectos de la humanidad”, sostuvo Margarita Marín, investigadora del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales (CIPE).

En ese sentido, el lector encontrará en este libro documentos que buscan proponer ajustes teóricos que permitan describir, entender, explicar e interpretar lo que sucede en la arena internacional. En marco de lo anterior, Frasson-Quenoz en su capítulo “Doxa y Global IR: estudiar desde el exilio en periodos de cambio (s) sistémico (s)” propone aplicar los tres conceptos de Pierre Bordieu (doxa, habitus e histéresis) con el fin de entender la reconfiguración del estudio internacional. Marín-Aranguren y Trejos-Mateus, por su parte, proponen que, para visibilizar la agencia de la sociedad civil global en relaciones internacionales, la gobernanza global debe ser considerada como teoría porque aborda diversos agentes, dinámicas antes no observadas y las políticas globales.

De igual manera, Garay cuestiona los supuestos de la teoría de la dependencia y los contrapone a los conceptos de la Escuela Austriaca, con lo que busca enriquecer la teoría de las Relaciones Internacionales a partir de otras disciplinas.  Rayran hace un análisis sobre la tecnología y su capacidad para instituir un orden mundial, un tipo de Estado y el comportamiento de las clases sociales y su ocupación en el marco del sistema productivo capitalista.  Martínez se centra en desarrollar el concepto de identidad social como elemento a tener en cuenta a la hora de analizar la identidad de los estados como variable para el análisis de su comportamiento en la sociedad internacional. Finalmente, García sostiene que el marco institucional multilateral continúa siendo la respuesta idónea para que los actores y gestores del sistema internacional participen en él. No obstante, esta se debe caracterizar por una configuración más integral y con enfoques holísticos para comprender y dar respuesta a las dinámicas internacionales.

En definitiva, el libro “Pensar, debatir y aportar a las Relaciones Internacionales” abre nuevas ventanas con sus propuestas para que surjan más interrogantes y así continuar construyendo la disciplina de las Relaciones Internacionales.

Los interesados en estos temas pueden encontrar el disponible en la librería web de la Universidad Externado de Colombia aquí