El Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales CIPE presento el primer estudio de caso sobre Accountability Social en Bogotá.

Las profesoras Margarita Marín y Catalina Jiménez, son autoras de esta publicación en la que se examina el Accountability Social, desde tres variables, para comprender las dinámicas de la interacción entre actores y organizaciones en distintas localidades de Bogotá.

En contextos democráticos como el colombiano, en el que hay ciertas debilidades y deficiencias institucionales en materia de participación política, el Accountability Social puede convertirse en ese mecanismo que funciona como una alerta o un llamado de alarma ante distintas situaciones que erosionan los intereses de la sociedad civil. En efecto, este es un término que se diferencia de la rendición de cuentas y se caracteriza por ser una forma en que la sociedad civil puede hacer denuncia, vigilancia y control de situaciones por medio de la movilización, la mediatización o la judicialización, bien sea sobre el accionar de funcionarios públicos, las políticas públicas e inclusive la legitimidad de los Estados y los gobiernos.

Para las autoras, el Accountability Social tiene dos principales fortalezas: Por una parte, permite demostrar qué es lo que está pasando en términos de participación en el territorio y, por otra parte, promueve la transparencia para que las autoridades a las que les corresponda supervisar a los funcionarios, efectivamente lo hagan.

El libro “Accountability Social extraviada en lo local. Estudio de caso Usaquén, Chapinero y Usme”, fue desarrollado como un Estudio de Caso delimitado en tres localidades de Bogotá: Usaquén, Chapinero y Usme, con el objetivo de contar con tres zonas representativas del norte, centro y sur de la ciudad. Asimismo, las autoras realizaron distintos acercamientos con organizaciones y entidades, dentro de los cuáles se destacan, por ejemplo, los observatorios ciudadanos de la Veeduría Distrital, Organizaciones de la Sociedad Civil que fuesen particularmente activas en cada localidad y, directamente con la alcaldía y los alcaldes locales. En este estudio se emplearon tres variables diferentes, participación, percepción y territorio, que permitieron a las investigadoras del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales – CIPE, observar cómo era el funcionamiento entre los distintos actores que interactúan bajo la dinámica del Accountability Social.

Aunque el Accountability Social puede ser observado en distintos niveles, las autoras propusieron una aproximación local en la medida que, “(…) en lo local el accountability tiene grandes éxitos porque la sociedad civil logra una mayor organización, mejor interacción con los gobiernos y puede entonces así, tener afectos a largo plazo sobre la consolidación de la democracia”  

En términos generales, esta publicación identificó cómo son estas últimas, las que activan acciones colectivas ante necesidades que no son atendidas, aunque para algunas personas el único papel que tienen las organizaciones es de “quejarse y quejarse”. En este sentido, la activación de mecanismos informales y acciones colectivas es lo que suele permitir que la prensa se acerque a ciertos hechos y así, llamar la atención de la opinión pública.

Asimismo, las autoras evidenciaron como la activación del Accountability Social no es igual en todos los territorios. Ciertamente, hay tanto procesos como temas diferenciados que se registran de maneras distintas según la cercanía a los procesos electorales.

Finalmente, esta publicación permite acercarse a procesos y conocimientos que no han sido socializados en el pasado.