facebook twitter linkedin google-plus

“Conocer dejando Huella”, una iniciativa para acercarnos al barrio Egipto

Semanalmente, estudiantes voluntarios de distintos programas de la Universidad Externado de Colombia, suben al ancianato “La Divina Providencia” del barrio Egipto para compartir una tarde con las abuelitas que hoy residen en este hogar. Esta es sólo una de las iniciativas que actualmente se desarrollan bajo el programa de Voluntariado Profesional.

Desde hace varios años la Universidad Externado de Colombia se ha propuesto fortalecer sus vínculos con la comunidad que habita en su entorno, acercando estudiantes, docentes y habitantes del Barrio Egipto, por medio de, distintas iniciativas y proyectos. Con el objetivo de continuar fortaleciendo los lazos creados y de impactar positivamente al barrio y sus habitantes, se concibió el proyecto “Conocer dejando Huella”.

“Conocer dejando Huella” se caracteriza por ser un proyecto de voluntariado universitario, bajo el cual estudiantes de pregrado de distintas facultades de la Universidad Externado de Colombia, desarrollan actividades lúdicas y educativas junto a los niños y adultos mayores de la comunidad.

En el marco de este proyecto, semanalmente estudiantes FIGRI, junto a monitores de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, se dan cita para visitar a las abuelitas que hoy viven en el hogar “La Divina Providencia” del barrio Egipto. Una casa que acoge a mujeres de la tercera edad y les brinda desde una alimentación balanceada hasta la ropa que todos los días utilizan.

Con el apoyo de las personas que actualmente trabajan en el ancianato y con la autorización de la Hermana Filomena, una religiosa italiana radicada hace varias décadas en Colombia, dedicada a administrar el hogar y cuidar de las abuelitas que residen en él, y, bajo el liderazgo de psicólogos en formación, voluntarios FIGRI y de otras facultades de la Universidad desarrollan distintas actividades diseñadas especialmente para estas mujeres de la tercera edad.

Durante este semestre las actividades han estado encaminadas a trabajar los recuerdos por medio de distintos estímulos sensoriales. La idea es que, a través de olores, sabores, imágenes o, incluso el tacto, las abuelitas recuerden cosas como, las ocasiones en las tomaban vino, chicha o café, las celebraciones con pólvora, cuando comían pastel o momentos icónicos de la coyuntura nacional.

Para las voluntarias FIGRI que semanalmente dedican sus tardes a compartir con estas abuelitas, incorporar el voluntariado profesional dentro de sus actividades académicas y familiares ha sido un desafío. No obstante, enfatizan que cuando las cosas se hacen con pasión y entrega, los desafíos se superan rápidamente. Ciertamente, la posibilidad de trabajar con estas mujeres y conocerlas de cerca, darles un espacio de esparcimiento diferente, vale completamente la pena, aseguran.

La invitación a ser parte de este programa se encuentra abierta a los estudiantes FIGRI y de otras facultades que deseen aportar con su tiempo y dedicación a la construcción de un entorno más positivo.

Para conocer los detalles sobre el programa y cómo participar, pueden ingresar aquí o estar muy atentos a las convocatorias que semestralmente se realizan para ser parte del proyecto.